jueves, 24 de septiembre de 2009

devenir5: fin de robando corriente... por lo menos a nivel habitacional.



Este 14 de septiembre me despertè con un dolor espantoso de tripas. Por lo general, no presto demasiada atenciòn a estos malestares matinales, pues he notado que esa actitud te avejenta màs que alguna posible enfermedad, màs que un posible vicio. En fin, iniciè mis labores de ejercitaciòn mental y corregì las anotaciones hechas la noche anterior respecto a los alcances y nuevos correlatos que se establecìan con las diversas intromisiones que realicè en los distintos espacios, con sus respectivas obras -las intervenidas- y el efecto que provocaron dentro del pequeño circuito que establecì, o màs bien, se estableciò. La mayorìa de los comentarios que recibì apuntaban al efecto correlativo entre acciòn y proposiciòn que la obra misma evocarìa; otros, apuntaron a teatrilidad con que arremetì, y otros, sencillamente al no entendimiento de lo que Robando corriente significaba. Estuve en esto... unos 7 u ocho minutos, hasta que alguien tocò a la puerta. Abrì.
-Vecino... -era el presidente de la Junta de Vecinos.
-Còmo està... -le dije.
-Aquì pues...Oiga, querìa preguntarle si la casa es suya... o, ¿Ud. arrienda?
-No, la casa es mìa.¿Por què?
-No, nada. Era porque, ¿Ud. està sin luz, cierto?
-Bueno... sì...
Intuì que algo se traìa entre dientes. Algo que el viejo necesitaba mascullar un tanto màs antes de soltar la invectiva con cariz de pregunta.
-Es que mire... hace dos meses vino la gente de Chilkinta y arrancò el cable de empalme de su medidor...
-Ya ¿y?...
-Querìa preguntarle de dònde està sacando luz...
Sentì que se me crispaban los pelos del culo. En apariencia, èl ya lo sabìa todo. Me iban a meter en càrcel si es que no decìa algo que me alejara diametralmente de esa última sentencia.
-¿Luz?¿Para què voy a necesitar luz si llego de noche a casa, sòlo a dormir? -retruquè enseguida-. Quiero que sepa que nunca actuarìa de mala fe.-Finalicè.
-Ah ya... es que querìa que supiera que si nosotros lo hubiesemos pillado colgado al tendido del alumbrado comùn podrìamos haberle metido una demanda... grande...
-¿Y de dònde sacò usted eso?

La conversaciòn se fue diluyendo al igual que mi posible culpabilidad de todo hecho, frente al sùper diligente sapo que tenìa por vecino. Le dije unas cuantas cosas màs sobre mis deudas y sobre trabajos inexistentes que realizaba para intentar saldar las mismas.
La historia de obtener suministro elèctrico gratuito se cerraba. Completè tres meses y medio de succiòn al mainstream... una conducta que devino y deviene en lo que uds. ya saben. O por lo menos, imaginan...
 

1 comentario:

Arturo Valderas dijo...

Las camaras de carne que la bioplitca y la sociedad panóptica han diseñado , son en apariencia efectivas porque solo que ven lo que quieren ver y no tienen chip para ver mas capas bajo la superficie , la apariencia ..no pueden ver la bondad y la felicidad ...que es sentir el magnetismo que nos produce el asombrarnos por las cosas creadas....